• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Muchos de nosotros pensamos que los accidentes viales son eventos fortuitos donde difícilmente nos puede suceder a nosotros o a algún familiar y que cuando suceden son el producto del destino o de la mala fortuna, pero de acuerdo con la Ley General de Salud los accidentes son:

un hecho súbito que ocasiona daños a la salud y se produce por la ocurrencia de condiciones potencialmente prevenibles

 

El factor humano interviene como elemento causal de los accidentes automovilísticos en cerca de 90% de ellos, es decir el accidente vial es el resultado de una determinada conducta, conductas equivocadas o erróneas debido muchas veces a la falta de educación y cultura vial.

 

¿Por qué conducimos con una nula o baja preparación?

 ¿Por qué no cambiar nuestras conductas al conducir?

¿Por qué no aprendemos como evitarlos?

¿Por qué no prepararmos y darle una formación a nuestros hijos?

 

Existe mucha diferencia entre los países de altos ingresos y los países de ingresos bajos y medianos en cuanto a accidentes viales se refiere. El 90% de las muertes en carretera se producen en los países de ingresos bajos y medianos, a los que sólo corresponde un 48% del parque mundial de vehículos matriculados. Muchos de estos accidentes es por falta de educación y cultura vial, en muchas ciudades de estos países no se hace un examen para obtener una licencia de conducir, mucho menos reciben un curso de formación vial.

 

 

 

 


Se necesita una formación vial:

 

  • Cultura (Conocimiento, enseñar, instruir, cultivar el intelecto)
  • Educación (Formación, enseñanza, guiar, conducir, valores éticos y morales)
  • Responsabilidad (Cumplir con las obligaciones)
  • Conducir de manera segura (Tecnicas de manejo para la prevención de accidentes)

 


La educación comienza en casa.


Nuestros hijos son y serán un claro ejemplo de lo que somos.

Si nosotros realizamos conductas incorrectas lo mas seguro es que ellos las repetirán y probablemente en mayores proporciones.

¿Cómo decirles en un futuro a nuestros hijos que rebasen los límites de velocidad, que no se metan en sentido contrario, o no se pasen la luz roja de un semáforo por citar solo algunos ejemplos, si nosotros les enseñamos toda la vida con nuestros ejemplos?

 

La responsabilidad es de todos, gobierno, padres de familia, instituciones educativas, responsables de la enseñanza en la conducción y de la persona misma quien es el que toma un vehículo en sus manos.

 

 

 Foto|Stuck in Customs